viernes, 13 de mayo de 2016

Esa extraña sensación

Esa extraña sensación
de no estar triste.
De haberme acostumbrado
a ese café solo
por las mañanas, 
con nuestra propia amargura indiferente.

Rebajando un poco las paredes
y calmando la sed con agua de recuerdo,
me tomo el pulso en el cuello.
Sigue suave, lento,
ligeramente descompasado.
Es lo que tiene ser esclava de un silencio: 
que a veces tú pierdes
y a veces él gana.
Pero el juego sigue en marcha,
como una lucha desequilibrada
entre dos furias
y una extraña sensación
de no estar triste,
de no sentir el triunfo ni el fracaso,
de no saber llorar,
de no rendirme ni querer luchar.

De haberme acostumbrado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario