Viento


rompiendo el alba
asemejándome al insensato pájaro
que se arriesga con la lluvia

derrotando el amianto de mis venas
acaricio la ventaja de abrir los ojos
antes que la vida los cubra
con su velo de tierra

recoger los pasos que ayer dejé
y redecorarlos con nuevas luces,
esperanzas que visto con un vestido nuevo
de colores brillanes
para que nadie, jamás,
las reconozca rotas

abro la mirada al mundo
y asoma una emoción castrada
que apenas recuerda su origen;
-sé que miente,
pero insiste y jura que no sabe
de dónde salíó-

me siento en la incerteza
de la penumbra escaldada
por tanta lágrima atorada
en un futuro falso y prometedor

tratar de no sentir para no amar el vacío
que se dibuja en mí
en unos huesos prendados de otra carne

abro la mirada para ver más allá de lo que arde
reduciendo a cenizas el punto de mira,
abrasando la calma

y qué viento, de repente, aquí en el alma...

Comentarios

  1. "esperanzas que visto con un vestido nuevo
    de colores brillantes
    para que nadie, jamás,
    las reconozca rotas"

    Me ha gustado mucho este escrito. Me recuerda esas sonrisas que esgrimimos hacia fuera, diciéndonos a nosotros mismos, que todo va bien. Que todo saldrá bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa, compañero. No había visto los comentarios... Contesto tarde, y mal, lo siento..... Agradecida por tu lectura y apreciaciones! Abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario