domingo, 31 de diciembre de 2017

A pesar de nuestra muerte

Podría llorar,
pero me voy a reír.
NV - Etcétera


Escribo a un cielo
que nunca me oyó,
y decido que el mar se convierta
en el refugio de mis manos
cada atardecer.
No pienso en derribar muros,
no pienso en levantar fronteras
delante de mis ojos
para alejarme de mi propia vida.
No quiero salir, no quiero entrar,
me queda demasiado el paladar
para cincelar
tu nombre y el mío
al pie del pedestal.

Saboreo el asomo de amargura
en una estancia cerrada
que no me reconoce.
Y a pesar de los años,
el velo del silencio cada noche
golpea mis sienes con tanto ardor
que casi me atrevo a venderme la voz
sin remordimientos.

Al partir,
el sueño agrietado se confunde
con un riesgo deleznable
pero que amo sin tregua a pesar de las heridas.

Parece mentira,
pero en tus ojos y en tu voz
todavía descubro mi vida
a pesar de nuestra muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario