miércoles, 25 de octubre de 2017

En crujidos

Desde que tú te has ido
no nacen margaritas en las piedras
y tirita la ilusión apuñalada en ambos ojos.
Tengo en las venas todavía
los restos del atardecer
que nos llenó los dedos de besos,
y aunque sea poco, 
llevo demasiado tiempo
detenida en un espacio baldío
donde las luces se quiebran
al son de mi voz rota
que grita tu nombre
y lo deshoja.

Ahora es un dolor tan preciso
que rompe los papeles
y afianza una eternidad miserable,
mientras rasga un corazón
cansado de latir consigo mismo.
El frío anega la nada que me queda
y la luz me clava sus uñas en la frente.
Me deshago temblando entre preguntas
¿Llorará también el sol ausente?

-la Z se esconde y no responde;
la A oculta el rostro incomprendido-

Como si no tuviera piel,
siento todavía el sueño arder en carne viva,
y me arrastro por dentro llevando conmigo
lágrimas y flores aturdidas
que en su momento hicimos arder.

Cómo deshacerme de la estupidez
que ancla en mis dedos tantos versos ahogadizos.
Sin quererlo querer,
estoy deshaciéndome en llorosos crujidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario