martes, 7 de febrero de 2017

Delirante

No es sólo ese pedazo roto,
es algo más grande.
Es también lo que en mí queda
y todo lo que se va contigo.
Y desde esta perspectiva incompleta
sigo esperando que algo cambie.
Que cuando abra la persiana
no sienta ese deseo de lanzarme.
A tu infinito,
a tu silencio.
Y romper así el esquema prefijado
que me exige mi sitio.
Puedo dejarte mi firma
al pie del documento,
pero no tiene demasiado valor.
Tendrás que creer lo que digo,
lo tendremos que creer los dos.

Esto no lleva a buen puerto,
y lo que es más delirante,
es que sólo lo siento yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario