martes, 28 de febrero de 2017

Atrás

No avanzo.
Dibujo la sombra de mis pasos
alejándose de la puerta.
Pero no avanzo.

Atrás.

Me anclo.
Finjo que camino hacia adelante,
mientras me quedo 
en el palmo que habito.

Aquí.

Pendiente de un latido
que no acaba de llegar.
Muriendo muy despacio
en un minúsculo palacio
de agua y sal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario