martes, 22 de septiembre de 2015

Con un recuerdo

Tengo un recuerdo entre las manos
que cualquier día,
en cualquier lugar, 
saltará al vacío.
Y entonces, no habrá
palabra que lo salve
ni silencio que vuelva a apuñalarle.
El grito será unánime en mi piel,
pero las horas
ya no vendrán marcadas por la espera,
y la siniestralidad de la oscura realidad
le arrancará las alas a mordiscos.
Será cenizas amaestradas
para guardar silencio.
Y allí, justo a su lado,
una ilusión
agarrada siempre de la mano,
se dejará arrastrar hacia el abismo;
hacia el mar donde muere la memoria
y donde nace el afilado olvido.

      
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario